Investigan en Honduras caso de niña prematura dada por muerta que estaba viva

·   0

La Fiscalía de Honduras investiga el caso de una niña prematura que nació a la semana 26 de gestación, que había sido dada por muerta en un hospital público, pero que una pariente descubrió más tarde que estaba viva, informó hoy una fuente oficial.
El director del Hospital del Sur, en la sureña ciudad de Choluteca, José Rodolfo Ortega, dijo a periodistas que en el caso hubo una "mala práctica" por parte de la médico residente que atendió el parto prematuro de Nelly Espino, de 23 años.

Agregó que la médico residente, a quien no identificó, incurrió en la falta de no notificar al pediatra de turno sobre el nacimiento de la bebé prematura, de la que asumió que "no tenía signos vitales".

La niña fue entregada a su abuela, Sara Mejía, cubierta con una ropa, no en una bolsa plástica cerrada, como se ha informado, según explicó Ortega, pero cuatro horas después se descubrió que estaba viva.

La abuela se llevó a la niña con la idea de enterrarla en la comunidad de Los Tablones, de donde son originarios sus padres.

En Los Tablones, una prima de Espino, Elsy Martínez, le pidió a la abuela que le mostrara a la bebé, llevándose la sorpresa de que estaba con vida.

Martínez relató que le dijo a su tía Sara Mejía que le dejara ver a la bebé y que, cuando abrió la pequeña caja de cartón en que iba, vio que "estaba respirando, la pancita se le movía"; además, cuando le acarició una mejilla "abrió las manos y movió los pies".

El director del nosocomio indicó que no se descarta la posibilidad de que se haya producido "un milagro" en el caso de la niña, a quienes sus padres le han escogido por nombre el de Emily Milagro Carranza Espino.

Ortega añadió que la niña, quien fue llevada al mismo hospital donde cuatro horas antes le habían declarado muerta, "está en buen estado", pese a haber nacido de 26 semanas.

La madre de Emily Milagro señaló que quizá los médicos que le atendieron al momento del parto de emergencia, por un sangrado que presentó, creyeron que la bebé había muerto.

Añadió que cuando estuvo en la sala de labor y parto recibió una "excelente" atención de los "especialistas".

Nelly Espino y su esposo Esdras Carranza son padres de otro niño de dos años.
Noticias.terra.com.pe

Suscríbase a este blog por correo electrónico :

Escribe aquí tu comentario